5 abr. 2010

Mandrágora



Mandrágora
Cuando la noche se apaga,
la mandrágora se marchita.
Quedan, nebulosas de espuma
que el viento se lleva
lejos, muy lejos,
para convertirse
en astros escritos.

No deja de ser magia.

Begoña M. Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada