18 mar. 2015

A DÓNDE IR

¿Para qué marcharse?
Una colmena oscura remienda
la sábana del silencio.
Aún queda vino, y fuego
en la hoguera.

Sólo es una especulación provisional
considerar el camino importante
si el vino y la noche se agotan.
¿Para qué marcharse? ¿a dónde ir?
¿Acaso se ha erradicado el llanto
en algún lugar?

Desde el quicio de la puerta
se ve la lluvia caer.
Begoña M. Bermejo

2 comentarios:

  1. Me resulta un poema muy bien logrado, amiga. Estupendo!

    Besos

    ResponderEliminar

  2. [ir

    onde se encontram vivos
    os remendos do corpo.]

    um abraço, Begoña

    bL

    ResponderEliminar