25 sept. 2011

El rostro del Placer



El rostro del placer

La oscuridad me impide ver con claridad. Su silueta, me incita a un deseo abrumador. Me estremezco con el juego de sus dedos en mi pelo. Siento, el peso de su cuerpo sobre el mio, su cálido aliento en mi cara... Saboreo sus labios tras un beso lánguido y ocioso con regusto a whisky.
Sus manos, se trasladan bajo mi falda y apartan la ropa innecesaria. Las caricias insistentes entre mis muslos consiguen que el placer linde con el dolor. Se detiene. Comienza a rozar mi organo carnoso.
La respiración empieza a ser jadeante hasta el punto de perder el aliento. Sorbo el labio inferior de mi boca, lo muerdo.Siento el sabor a la sangre. Los espasmos, recorren mi cuerpo.
Un grito en eco, provoca que el peso de su cuerpo me abandone. Asustada, enciendo la luz. La ropa de la cama está desordenada. La falda enredada alrededor de mi cadera, mis manos encajadas entre los muslos, los dedos, humedecidos...
Miro a mi alrededor y consigo, que mis ojos se aneguen de lágrimas, cuando al placer le veo el rostro.

Begoña M. Bermejo
                                                                                                                         

4 comentarios:

  1. Hola amiga, escribes maravillosamente, te animo a que sigas, es fenomenal, un abrazo desde Murcia, y ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico, amiga,digno de cualquier elogio.

    Tiene mucha poesía, en su excelente discurso.

    Besos

    (Juro por dios, y no me condeno, que no es primera vez que lo leo y comento -aunque no aparezca mi anterior comentario-, y estoy dispuesto a seguir leyéndolo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, amigo. Es cierto que ya lo has leido, y posiblemente hayas dejado comentario, pero en la Senda.(por allí, hace tiempo, lo compartí).
    Besos.

    ResponderEliminar